SEÑORITA COBRA!

MUERTE Y BELLEZA DE LO BESTIA

Srita. Cobra, diseñadora e ilustradora mexicana, aunque como ella nos comenta, las etiquetas en ocasiones sobran, y presentaremos a la dulce doncella reptil, como una creadora de imágenes vintage-kitsch. Quien gusta de caminar por las calles de la Ciudad de México, en busca de fotos, personajes y vidas pasajeras. Su trabajo se ha caracterizado por ser en ocasiones dulce y femenino y en otras sucio y punk. La obra de esta creadora ha sido expuesto en México con una serie títulada: De lo Bello a lo Bestia, en Gurú Galería. Y ha colaborado en diversos proyectos como ilustradora y diseñadora.

 
Para descubrir un poco más sobre esta fígura mística y oscura, decidimos tener una breve charla con ella, en la que nos expone inquietudes, gustos y algunas razones por las que ha decidido tener a la cobra como fiel compañera de éxitos y dichas.
En algunas entrevistas comentas que el nombre de Srita. Cobra, proviene de una chamarra bordada con una cobra. Cuando leí la historia enseguida me vino a la mente la imagen de la película Drivecon la chamarra de escorpión.
Algo así pero más kitsch, fue lo que me topé en ese bazar de ropa donde descubrí la chamarra de la cobra bordada.

 

¿Cuáles fueron las características que te identificaron con este gran animal?
Se me hacen muy guerreras, muy fuertes visualmente. Pienso que por su apariencia deben luchar para hacer pensar que también pueden ser dulces o buenas. No es que me refleje con esto, sino más bien muchas veces los seres humanos pensamos que si algo no está “lindo o bonito” no puede ser bello; también por su lado exótico me gustan las cobras.
Platícanos un poco de dónde naciste, creciste y tu formación profesional.
Nací y crecí en la linda y colapsada Ciudad de México, pero un tiempo estuve viviendo en el pueblo mágico de Cholula, Puebla, donde estudié la carrera de Diseño de Información, que básicamente es Diseño Gráfico. También ahí cursé algunos talleres de bordado, cerámica, telar e ilustración.

 

Todo ilustrador comenta que desde niño tuvo la inquietud de dibujar y nunca la dejó ir como los demás. ¿Cuál fue tu experiencia con la ilustración?
No lo sé, jamás he pensado que hago ilustración es el día en que no sé qué hago, veo trabajos de ilustradores y veo que yo no estoy ahí. Mucha gente te pone la etiqueta de lo que “eres”, pero yo no puedo ponermela porque no sé qué hago exactamente, solo sé que hago cosas y ya. He pensado que quizá para muchos que realmente hacen ilustración las cosas que hago son mafofadas, pero a fin de cuentas, a mí me gustan y quiero seguir haciéndolo porque me ayuda a sacar todo lo que traigo o pienso, yo no puedo decir que desde niña dibujo, o desde la universidad, o que tuve un sueño y Dios me dijo dibuja jajajaja, solo sé que un día empecé a intervenir imágenes y desde ahí hago lo que hago.
 ¿En qué momento te diste cuenta que tenías que dedicar tu vida a esta disciplina?
En el momento que empecé a quererlo, en el momento en que existía un amor hacia lo que hacía.
¿Cómo surgen los collages?
Desde ver las fotos en los tianguis o en ventas de garage, desde ahí empiezan las ideas; la construcción en la mente de lo que se puede utilizar o se puede hacer en esa imagen que tomo de una caja vieja o del suelo de un puesto.
¿Las imágenes te encuentran o tú encuentras a las imágenes?
Creo que ellas me encuentran, jamás voy por algo específico ni busco algo específico; más bien observo y veo qué es lo que hay en ese montón de recuerdos apilados para vender. Como son los momentos de una vida cotidiana de hace años, de protagonistas extraños que jamás conocí y que ahora simplente son papeles para vender.
Menciona algunos creadores que hayan inspirado tu trabajo
No tengo a nadie, quizá es feo no tener a alguien que me haya inspirado, obvio veo imágenes que me topo en la red y obvio me gustan pero jamás me clavo con el nombre de los ilustradores o artistas, soy muy mala recordando nombres o direcciones, quizá es bueno no recordar este tipo de cosas porque no te casas con el trabajo de ninguna persona y no tratas de copiar su estilo. Sin embargo, hace poco descubrí a Jean-Michel Basquiat de quien a través de un documental me enamoré de su trabajo y de su personalidad. También hay un estudio del D.F. que se llama: EstudioMano de Papel que me gusta mucho.
¿De qué manera la Ciudad de México influye en tu trabajo?
Para seguir experimentando, seguir conociendo, seguir observando qué es lo que el D.F. quiere que vea y quiere que se me quede en la mente, no sé, siempre he creído que los cambios son buenos y sin duda alguna el regresar al D.F. fue un buen cambio para mí, por lo que ahora trato de disfrutar al máximo.
Cuéntanos tu experiencia con la exposición de Lo Bello a lo Bestia, que se llevó a cabo el pasado 13 de junio en Gurú Galería (México), ¿Cuál fue la reacción de los espectadores ante tu obra?
No lo sé, quizá les gusto, quizá no, la verdad no lo sé. Recuerdo vagos comentarios de personas que fueron y decían que les había gustado y también recuerdo que les pregunté a algunos amigos cuál era la pieza que menos les gustaba y cuando lo decían disfrutaba más el hecho de que no les gustara que propiciaba que siguiera preguntando el por qué.


Retomando el título de tu exposición, ¿cuándo fue la última vez que te encontraste con algo bello?
Lo bello es tan subjetivo que para mí lo bello fue hace unos días, cuando fui al cumpleaños de un amigo, donde encontré a gente con la que podía platicar sin ningún problema, o antier que tuve una cena con dos buenos amigos y después de cenar y platicar, fuimos a la azotea a ver la lluvia de estrellas, jamás había visto una estrella fugaz y antier la vi y eso también fue lindo.


Y ¿cuándo fue la última vez que te encontraste con algo bestia?

 

Mmmmmmmm trato de recordar pero no me viene nada a la mente……quizá tengo algo, pero ya no lo recuerdo, no recuerdo…..
¿Cuál es tu collage favorito? siempre hay un consentido en la familia.
Uno que traigo en la mente y que no he podido realizar, por falta de tiempo…..le traigo muchas ganas a unas imágenes de mujeres de los años 60 y que cada vez que las veo digo tengo que hacer algo con ellas, debo hacer algo con ellas, y es que las veo y se me hacen tan lindas que no puedo evitar en divagar la mente y pensar cómo podria deconstruir la imagen y volverlas otra cosa…. No sé jajajaj pienso y me emociono por empezar jajajajajajaaj.
Platícanos la historia del “niño barquillo cometa de amor”
El niño cometa de amor, realmente es una niña de como 5 años, compré esa foto de un álbum fotográfico familiar en Puebla, hace como 2 meses. Un día escaneando cosas que quería empezar a intervenir, decidí que con esa foto empezaría. Y en el proceso cada vez lo veía más como un barquillo de muchos sabores y luego pensé que hasta las cosas tienen un corazón y es por eso que le puse: niño barquillo cometa de amor.

¿Qué imágenes te vienen a la mente con las siguientes frases?

Tus ojos me comen la fe
Chicle de menta, alma de ciervo
Solo un chicle de menta de esos planos y delgados de color verde o sea color menta jajaja.
Por último, ¿qué planes vienen para la Srita. Cobra?
Seguir trabajando, seguir colaborando, seguir haciendo cosas que me gustan hacer, seguir aprendiendo nuevas cosas que hagan que se me afloje la mano tiesa que tengo, seguir haciendo más cosas….. no dejar de hacer sino seguir y seguir……
Para finalizar animados, menciona algunas canciones que representen la esencia de tu trabajo.
No sé si representan lo que hago pero más bien son canciones que me gustan y escucho:
Entrevista por: Sandra Rodríguez

 

CONTACTO:

hola.srita.cobra@gmail.com 

Latest posts by Sandra Rodríguez (see all)

You may also like...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *